¿Está EE UU acercándose a una recesión?

 In NOTICIAS

Aunque haya inversión de curva en 2019, esta será modesta; el riesgo de otra crisis será mayor en 2020

Un asunto destacado este año es el aplanamiento de la curva de rentabilidades a vencimiento de la deuda del Tesoro de EEUU, en mínimos de 0,11%, el 4 de diciembre, pues, cuando se invierte es históricamente presagia recesión.

Ahora bien aunque haya inversión de la curva en 2019, será modesta, siendo mayor el riesgo de recesión en 2020. Tenemos en cuenta un menor precio del petróleo (62 dólares por barril West Texas para finales de 2019), pero crecimiento salarial, efecto inflacionario de aranceles a importaciones chinas y fuerte crecimiento, con inflación central (sin alimentos ni energía) de media 2,4%, por encima de 1,9% en 2018, por primera vez desde la crisis de 2008 por encima del objetivo a largo plazo de 2% de la Reserva Federal. Así que, con 55% de probabilidad la rentabilidad de la deuda a diez años de EEUU se puede situar en 3,4% a finales de 2019. Sin embargo es activo refugio y mientras haya temor a que las tensiones comerciales EEUU-China afecten la economía estadounidense, dudas sobre crecimiento global y presiones inflacionistas contenidas, esperamos en la primera mitad de 2019 un aumento limitado de su rentabilidad, moviéndose alrededor del 3% los próximos meses.

Además, en caso de ralentización brusca del crecimiento y caída de las acciones de EEUU, hemos asignado 30% de probabilidad a que su rentabilidad se reduzca al 2,5% para finales de 2019, con una curva más invertida, pues volvería a ser refugio y la Reserva Federal tendría que detener su ajuste en 2019, pasando a considerar recorte de tipos en 2020. En caso de aumento de inversiones y acuerdo comercial con China el crecimiento de EEUU puede permanecer cerca del 3% en 2019, con rebote del petróleo y aceleración salarial, lo que permitiría a la Reserva Federal mantener la subida de tipos de interés hasta 2020. En ese caso, con 15% de probabilidad, la rentabilidad de la deuda de EEUU llegaría al 3,9%, sin inversión de la curva.
De momento los inversores estiman una sola subida de tipos en EEUU en 2019, pero la Reserva Federal, dado el fuerte crecimiento del PIB al 3% en 2018 y previsiblemente 2,4% en 2019, todavía robusto, debe continuar su ciclo, si bien más moderado y gradual, con tres aumentos en 2019, para detenerse después, incluso antes si las turbulencias en renta variable y desaceleración del crecimiento mundial continúan.

Así que, dado el limitado riesgo de aumento de rentabilidad, cupón relativamente alto y creciente probabilidad de desaceleración en EEUU, hemos pasado su deuda a diez años a neutral desde infra-ponderar.

Lauréline Chatelain/Jean-Pierre Durante son Economistas de Pictet

 

Fuente: Cinco Días (20-12-2018)